La ciudad de Mexico II

feb 2011

Un paseo por la ciudad de Mexico

Segunda Parte

Ciudad de México, con casi el doble de habitantes que todo Chile, es una ciudad de cultura, de historia, y de grandes contrastes. Nos encontramos en el corazón del centro histórico: El Zócalo.

El asta de bandera gigante, en el mediodel Zócalo, sirve para darle sombra a quienes se encuentran allí.

La calle Madero, estrecha y plagada de joyerías, conduce hacia la Torre Latino, de 44 pisos.

Allí se ve mucha gente desplazándose, mexicanos, turistas. En torno al Zócalo está la imponente Catedral de México. Girando a la derecha, el Palacio Nacional, con frescos de Diego Ribera en su interior. Detrás de la Catedral, hacia el costado derecho, están las ruinas del Templo Mayor, de los aztecas. Parte de sus piedras sirvieron para construir la Catedral. Si uno ingresa al recinto, puede observar la base de unas pirámides que se alzaban allí, que fueron construidas una sobre otra, a intervalos de 40 años, quedando como las capas de una cebolla. Desde el zócalo tomamos la calle Francisco Madero, opuesta al Palacio Nacional, angosta y ruidosa, poblada de joyerías. Su nombra honra a quien fuera un líder de la Revolución que en 1910 derrocó al dictador Porfirio Díaz. Madero asumió entonces la presidencia, pero fue destruido en octubre de 1912, encarcelado y asesinado unos meses después. Tras recorrer varias cuadras ingresamos a la Torre Latino, y desde el mirador del piso 44 tenemos una visión panorámica espectacular de la ciudad. Luego pasamos por el hermoso Museo De Bellas Artes. Siguiendo en dirección al Paseo de la Reforma nos encontramos por un elegante cine. En la vereda de enfrente, comercio ambulante “establecido”. Para pasar por la vereda, hay que cruzar por el interior de una carpa donde venden verduras. Un carrito donde venden comida preparada en la calle, muy corriente en Ciudad de México, cuenta con tubos fluorescentes para su iluminación. ¿De dónde viene la electricidad? Hay un cable, de esos que tienen las lámpara del living, que baja enrollado en torno al tronco de un árbol, cruza la calle hasta un bandejón central, y baja por una rejilla, hasta donde está la toma de corriente bajo la superficie. Pero lo notable es que todos los vehículos que pasan, pisan el cable.

La Piedra del Sol, una joya del Museo de Antropología.

En el gigantesco Bosque de Chepultepec se puede andar en bote por hermosas lagunas. En el medio de la ciudad.

Tomando un bus en el Paseo de la Reforma, en dirección contraria a La Villa, después de cruzar la Plaza de la Independencia llegamos al Museo de Antropología, que guarda tesoros arqueológicos de las culturas que habitaron las diferentes regiones de México, antes que llegaran los europeos. Entre los tesoros que guarda está la llamada Piedra del Sol, que es más conocida como Calendario Azteca, nombre no muy apropiado, pues no es un calendario, era una piedra ceremonial para ejecuciones rituales.

El hermoso Museo oNacional de Arte.

La casa museo de Frida Kahlo y Diego Ribera, en el barrio de coyoakan.

Frente al Museo está el Bosque de Chapultepec, el mayor parque urbano del mundo. Es un pulmón verde de la ciudad, un parque con lagunas y cerros, donde los mexicanos pueden ir al campo sin salir de la ciudad.

Hay muchísimo más para visitar, como la casa de Frida Kahlo, donde vivió con su esposo, Diego Rivera, que plasmó su visión de México en sus espectaculares murales.  Es una casa azul, que guarda una colección de objetos que fueron de ella, sus pinturas, fotografías y recortes de periódicos que muestran algo de su atormentada vida. Tiene un jardín abundante en calas, de esas que pintó Rivera.

También está Xochimilco, un sector de la ciudad que queda como a una  hora y media del centro. Ahí están los vestigios del gran lago que había en tiempo de los aztecas, donde la ciudad, entonces llamada Tenochtitlán, estaba en una isla, al centro. En esta zona en la que el lago era muy bajo, armaban balsas de ramas con tierra encima, en la que cultivaban sus vegetales. Tras años de rellenar estas balsas con tierra, se convirtieron en islas. Entre ellas quedó una red de canales. Hoy se pueden recorrer en unas embarcaciones multicolores con nombres de mujer.

En Xochimilco, a dos horas del centro, quedan canales que son restos de la agricultura de los Aztecas.

Teotihuacan, la ciudad de los dioses. La Pirámide de la Luna, vista desde la Pirámide del Sol.

También está Teotihuacan, en las afueras de la ciudad, hacia el noreste, a una hora y media del centro, las ruinas de los templos erigidos por un pueblo que existió hasta aproximadamente el año 800 de nuestra era, y que ya se había extinguido cuando llegaron los Aztecas. Ellos les pusieron nombre a dos pirámides que se cuentan entre sus ruinas, la Pirámide de la Luna, la más pequeña, y la Pirámide del Sol, la mayor. Esta cultura dejó huellas en otros lugares, como en Cholula, una localidad cercana a Puebla, a tres horas al oriente de la capital.

Hay muchos lugares más que conocer en la maravillosa Ciudad de México, se necesitaría una gran cantidad de tiempo para verlo todo. Los viajeros que deben aprovechar toda su estadía para empaparse de la cultura de esta ciudad. Y disfrutar de la amabilidad de sus habitantes.

VN:F [1.9.8_1114]
Rating: 10.0/10 (1 vote cast)
VN:F [1.9.8_1114]
Rating: +2 (from 2 votes)
La ciudad de Mexico II, 10.0 out of 10 based on 1 rating



Sin comentarios , Deja un comentario

Comenta “ La ciudad de Mexico II ”


Archivos

Por Fecha

Por Tema