La generación del miedo

may 2011

http://www.letramedia.cl/wp-content/uploads/1111.jpg

El sentimiento del miedo es algo que todo ser humano ha percibido alguna vez en su vida. Relacionado con diversas experiencias, asociado con momentos específicos o simplemente frente a cosas que no podemos predecir. Si bien, se ha explicado que el estrés y el miedo permiten a nuestro cerebro reaccionar mejor frente a estímulos inmediatos; un artículo de la revista Nature explica lo contrario.

"Los investigadores han sido concientes que el sentimiento del miedo no se encuentra limitado sólo a un tipo de experiencia aterradora" ©gremlin

Miedo que estremece

Por años, los investigadores han sido concientes que el sentimiento del miedo no se encuentra limitado sólo a un tipo de experiencia aterradora. Por ejemplo, el sonido del tubo de escape de un auto, puede producir que un veterano de guerra tenga reminiscencias vívidas y atemorizantes de cierta experiencia bélica. Pese a que él ya no se encuentre en un campo de batalla, ni que el sonido sea similar a un arma de fuego real.

Asimismo puede ocurrir con un niño que fue perseguido en sus primeros años por un pastor alemán. Si recuerda aquella experiencia con un sentimiento de temor, es posible que repita el mismo miedo con cualquier perro, ya sea un labrador juguetón o un chihuahua.

En este aspecto, la investigación publicada en la revista Nature Neuroscience, trató de explorar la “generación” del sentimiento del miedo y su conexión con el aprendizaje. Generalmente, todas las experiencias emocionales que pasamos en la vida, tanto buenas y malas, producen un mejoramiento en nuestro sistema de aprendizaje. Es por esta razón, que somos capaces de recordar aquel “primer amor” de niños, incluso mejor que nuestra experiencia en primero básico.

"Bajo la influencia de una situación que inspire temor, el miedo tiende a reducir la capacidad del ser humano para poder discriminar entre posibles amenazas" ©Ian Coble

¿Aprendemos o nos bloqueamos?

Sin embargo, en el caso del miedo, el cerebro pareciera manifestar un mensaje uniforme: “Más vale prevenir que lamentar”. Bajo la influencia de una situación que inspire temor, el miedo tiende a reducir la capacidad del ser humano para poder discriminar entre posibles amenazas. De este modo, en lugar de afinar y ajustar las conexiones que realiza nuestro cerebro bajo la influencia de una situación que inspire temor, este sentimiento nos niega la posibilidad de aprender acerca de aquellas experiencias.

El estudio, dirigido por Rony Paz y sus colegas del Instituto Científico Weizmann en Israel, contó con la participación de 25 personas, quienes fueron expuestos a un determinado aroma (agradable o repulsivo), al mismo tiempo que se les hacía oír un tono musical. El grupo que estuvo expuesto al olor “agradable”, logró aprender de forma veloz la música que acompañaba a dicho aroma, además de reconocer qué estímulo no lo hacía. Y no sólo eso, el grupo mejoró su capacidad de identificar la consistencia de aromas en un 25%.

Por otro lado, el segundo grupo manifestó otra reacción. Aquellos que estuvieron expuestos a olores desagradables, experimentaron una notoria disminución en su capacidad de identificar los aromas. Es más, mientras más participantes no se manifestaban a agrado con lo que olían, peor era el desempeño de ellos en cada prueba. Un efecto similar fue registrado cuando se mezcló el reconocimiento de aromas con el acompañamiento de melodías predeterminadas, por ejemplo, con el sonido de un metal raspando a otro.

Lo curioso del descubrimiento, consiste en su contraste con otros estudios de la índole, los cuales sustentan la hipótesis de que el miedo mejora nuestra discriminación sensorial. En relación a esto, esta investigación sugiere que el sentimiento del miedo no sólo cambia nuestra reacción a las diversas experiencias, sino nuestra percepción del mundo mismo, y por consiguiente, nuestro sentido común.

"Las personas que poseen un trastorno de estrés post-traumático o son propensas a desarrollar ansiedad, serían literalmente incapaces de distinguir perceptivamente entre situaciones de peligro y aquellas que no son verdaderamente amenazantes" ©roman makhmutov

Un miedo de todos

En este ámbito, la investigación sugiere que las personas que poseen un trastorno de estrés post-traumático o son propensas a desarrollar ansiedad, serían literalmente incapaces de distinguir perceptivamente entre situaciones de peligro y aquellas que no son verdaderamente amenazantes. De la misma forma que le ocurriría a personas con otro tipo de trastornos, como por ejemplo, el autismo.

El sentimiento del miedo es tan propio como otras sensaciones desarrolladas por el ser humano. Los expertos señalan que, aminorar la “generación del miedo” (con terapias conductuales o con medicamentos) en cada uno de nosotros, es una tarea obligatoria en la búsqueda de una vida más sana. Así, el entendimiento del temor, permitirá a largo plazo, ver, oír y percibir el mundo como un lugar menos amenazador. LM

VN:F [1.9.8_1114]
Rating: 9.0/10 (2 votes cast)
VN:F [1.9.8_1114]
Rating: +2 (from 2 votes)
La generación del miedo, 9.0 out of 10 based on 2 ratings



Sin comentarios , Deja un comentario

Comenta “ La generación del miedo ”


Archivos

Por Fecha

Por Tema