Intimidad desprotegida

jun 2011

Intimidad desprotegida

Quienes han sido víctimas de robo en su casa concordarán conmigo en que, aquellas personas que decidieron ingresar a nuestro hogar para cometer dicho delito, no sólo se llevaron nuestras pertenencias materiales e irrumpieron el espacio físico dejándolo desordenado, sino que también invadieron y se llevaron parte de nuestra intimidad, por lo que nos sentimos vulnerados, desprotegidos, violentados emocional o psicológicamente.

Nuestra intimidad es una zona o espacio limitado para ciertas personas o situaciones (de otra manera no sería íntimo). Cuado ésta es transgredida, ya no queda nada más por quebrantar, puesto que es lo más privado que poseemos, puesto que no hay nada más privado que la privacidad.

Pero nuestra intimidad abarca mucho más que nuestro espacio físico. Abarca también nuestros valores, nuestros sentimientos, nuestro ser en general como personas. Y lamentablemente la vorágine del tiempo en que vivimos ha vuelto nuestra sociedad poco pudorosa, que no aprecia el valor e importancia de la intimidad, lo cual conlleva a que difícilmente podamos protegerla.

Ejemplo de esto, son las diferentes demostraciones de amor a nivel afectivo y sexual que han dejado de ser un tema tabú, al menos en la cultura occidental, pasando a ser tema de conversación más habitual e incluso incorporando prácticas que son evidentes ante los ojos de todo público. En este contexto, la pasión juega un rol fundamental.

La pasión se traduce como un fuerte impulso o deseo relacionado específicamente con “lo físico” y que, a diferencia del amor, carece de afectividad. No cabe duda que la mezcla de ambos, provocan una fuerza mucho mayor que mantiene las relaciones vivas y duraderas. Y es la pasión, por sí sola, la que envuelve a los amantes y muchas veces los invita a exhibir sin escrúpulos sus manifestaciones amorosas.

El efecto de esta intimidad insensible de sí misma, en otras palabras, del no pudor en cuanto a la privacidad propia, es el decaimiento y desvalorización de una forma de expresión tan sencilla y noble como lo es el beso y su simbolización. Esta caricia significa mucho más que el contacto de los nuestros labios con los de otra persona. Significa compartir intimidad y exclusividad, lo que somos. Si no apreciamos la importancia del beso no podremos entonces distinguir entre uno verdadero y uno “porque sí”.

Buscarle sentido al beso podría ser una buena y muy sana manera de partir por valorar nuestra intimidad, de protegerla de la misma manera en que aquellos piratas de antaño protegían un tesoro que escondían con recelo.

Si un beso suyo para usted no tiene valor, no pida que los demás valoricen la intimidad de su hogar.

El beso es una forma de expresión tan sencilla y noble

VN:F [1.9.8_1114]
Rating: 10.0/10 (7 votes cast)
VN:F [1.9.8_1114]
Rating: +7 (from 7 votes)
Intimidad desprotegida, 10.0 out of 10 based on 7 ratings



Sin comentarios , Deja un comentario

Comenta “ Intimidad desprotegida ”


Archivos

Por Fecha

Por Tema