El mundo del tatuaje

dic 2014

Gyorky Benedek - Hungría


Tal vez muchas veces hemos visto a algún joven, o alguien no tan joven con los brazos tatuados, o el cuello, la espalda, el pecho, o quizá la cara y nos ha chocado un poco. Más aún si se trata de una mujer. Mientras más tatuajes lleva la persona en el cuerpo, quizá mayor es la sensación de no aceptación que nos invade.
Cuando vemos a un hombre o una mujer tatuados, joven o viejo, se nos produce una sensación de que estamos frente a alguien agresivo, desafiante, anti sistema. Mientras más tatuajes tiene, o más visibles son, más fuerte es ese sentimiento. Tratamos de apartar la vista de él o ella. El tener tatuajes se convierte en un sinónimo de rebeldía.
Más aún por cuanto los temas representados por los tatuajes tienen una tendencia a ser agresivos: abundan las calaveras, los demonios, las serpientes, la carnes rasgadas, los peces o aves fabulosos con gestos terroríficos, los demonios, los seres de ultratumba.

Una espectacular escena tatuada en la espalda


El tatuaje o dermografía es un dibujo hecho en la piel de una persona, introduciendo tinta entre uno y dos milímetros bajo la piel. Se practica desde la prehistoria, con elementos punzantes con que se introducía la tinta a mano. En la actualidad se utilizan máquinas muy sofisticadas que portan una aguja que vibra y de esa manera introduce la tinta bajo la piel.
Pero es bueno detenerse a observar lo que esas personas llevan tatuado. Entre los tatuadores hay verdaderos artistas. Muchos de ellos tienen marcadas dotes para el dibujo, algunos han estudiado en escuelas de arte, incluso los hay que han obtenido grados académicos en arte.

Colores vistosos caracterizan la Nueva Escuela - Rolando Balderrama


Pero no sólo tienen la habilidad para dibujar bien, muchos de ellos poseen una viva imaginación que les permite crear verdaderas obras de arte, que luego traspasan a sus “lienzos”, como llaman algunos a las personas que tendrán plasmadas sus creaciones en diversas partes de sus cuerpos, tal vez por toda sus vidas:
Brazos, antebrazos, hombros, pantorrillas, rodillas y muslos. Espaldas, pechos, senos, vientres, nalgas, caras, cabezas, cuellos, manos y pies. En fin, todo donde halla piel para poner la tinta son los lugares donde lucirán las obras de arte de sus creadores. Algunos exageran llegando a cubrirse el cuerpo casi entero.
Si uno lo piensa, es una estupenda forma de masificar una expresión artística. Un cuadro pintado en una tela será enmarcado para que quede para siempre colgado en el hogar de quien lo adquiera, para ser admirado por él o ella y su reducido círculo familiares y amigos que lo frecuentan. O con mucha suerte, el cuadro irá a parar a un museo para ser admirado por el reducido círculo de personas que lo visitan.

Den Yacovlev - Rusia


Sin embargo, el tatuaje podrá ser visto por cuantos se crucen con el sujeto que lo porta, siempre que no esté en un lugar muy íntimo de su cuerpo, en cuyo serán menos los que podrán admirarlo.
Entonces cuando un tatuador artista realiza un trabajo, está desarrollando un arte popular cuya contemplación estará al alcance de todos. Con la ventaja que no está fijo en un lugar para ser visto por quienes transitan por allí, sino que es ambulatorio, va donde vaya su dueño.

Tatuaje polinesiano


Naturalmente tiene la limitante que será más visto en la épocas cálidas del año, cuando se aliviana el vestuario. Y en las latitudes más templadas. Si el tatuador trabaja en Alaska o el norte de Canadá, no serán muchos los que podrán admirar sus obras. Lo contrario ocurrirá en el Caribe y otros lugares con clima tropical. Si yo fuera tatuador, preferiría ofrecer mis servicios en estos últimos lugares antes que en los primeros.

Tatuaje tradicional o Vieja Escuela - Capocha, Argentina


Sin embargo todos los tatuadores son los creadores de las obras que tatúan. Algunos tienen un conjunto de dibujos hechos especialmente para tatuajes por artistas o bien por otros tatuadores, que se comercializan (visitar, por ejemplo, www.istockphoto.com y buscar “tatoo”). De este conjunto, llamado “flash”, el cliente debe elegir el que quiera. Pero los grandes tatuadores son los creadores de sus obras. Aún así, quien practique el tatuaje usando diseños ajenos, deberá tener algunas habilidades manuales y ciertas condiciones como dibujante.
Pero no sólo requiere el tatuador de condiciones como dibujante y dotes artísticas. También debe dominar la técnica que le permitirá llevar un dibujo hecho en papel, con la máxima fidelidad, a su lienzo, es decir, la piel de su cliente. Tiene que ser capaz de manejar el instrumento con una mano capaz de dibujar un trazo con precisión, de producir un degradado de colores que le dé volumen a su trabajo, de materializar con precisión el concepto que hay detrás de la obra.

Hermoso tatuaje de una ave fabulosa


Pero también el tatuador requiere de habilidades comunicacionales necesarias para la negociación con el cliente para saber con precisión qué es lo que quiere y lograr un compromiso entre eso y lo que el tatuador piensa que es más conveniente. No se debe perder de vista que el artista se juega su prestigio en cada trabajo que realiza y no querrá plasmar en un cuerpo cualquier adefecio que se e ocurrió al dueño de ese cuerpo.
De la misma forma en que hay enfermeros que tienen “buena mano” para poner inyecciones, porque no duele, mientras que otros no la tienen, se espera que el tatuador tenga “buena mano”, y pueda así llevar a cabo un procedimiento que es necesariamente doloroso, con el mínimo de dolor para el cliente.
Los tatuajes no son todos del mismo tipo. Sin pretender hacer una exhastiva clasificación de ellos, mencionaré algunos tipos: Existen los llamados de la “vieja escuela” o tradicionales, que siguen el modelos de los hechos en las décadas de 1940 y 1950. Se caracterizan por ser dibujos algo ingenuos, dibujados con líneas negras gruesas, colores fuertes y generalmente planos. En esa época no se había popurarizado la costumbre de tatuarse, como hoy, sino que estaba más bien limitado a ciertos grupos, como la gente de mar.
Hay tatuajes llamados de la “nueva escuela” que se caracterizan por un dibujo más liviano, por ser más coloridos con profusión de degradación de colores. Estos han surgido como resultado de la evolución de las herramientas para tatuar, que permiten una mayor precisión en el dibujo y en la pintura, y como resultado de la mayor oferta de colores.Los de la nueva escuela tienen una similitud con el grafiti.
También existen los “tatuajes étnicos”, que se caracterizan por los dibujos abstactos o estilizaciones de animales, realizadas mediante trazos gruesos negros o rojos, alternados con piel natural, en patrones que se repiten. Están inspirados en tatuajes tradicionales utilizados por pueblos nativos polinésicos. También toman los nombres de “tribales” y “polinesianos”.
Existen también los llamados “japoneses”, con diseños inspirados en la iconografía japonesa.

Manik Tatoo - Argentina


Existen revistas sobre tatuajes, en que se puede apreciar las enorme variedad de motivos. Hay diseños de tatuajes para todos los gustos. La próxima vez que veamos un tatuado o una tatuada que no se nos aparezca como alguien que quiere intimidar o exteriorizar una forma de desadaptación. Aceptemos que es una tendencia que se ha estado masificando, y dediquémonos a mirar la obra que lleva en su piel. Podremos juzgar si está bien o mal realizada, si tiene creatividad artística o no, si están bien elegidos los colores, en fin, si es bella. LM

VN:F [1.9.8_1114]
Rating: 9.0/10 (1 vote cast)
VN:F [1.9.8_1114]
Rating: 0 (from 0 votes)
El mundo del tatuaje, 9.0 out of 10 based on 1 rating



Sin comentarios , Deja un comentario

Comenta “ El mundo del tatuaje ”


Archivos

Por Fecha

Por Tema