Playboy aporta a la ciencia

sep 2010

Lena: Cómo Playboy contribuye a la ciencia

La imagen Lena, clásica entre los investigadores en imágenes digitales.

En mi calidad de académico universitario, durante muchos años me he dedicado a la investigación científica, en un tema fascinante, que es el procesamiento de imágenes digitales. Eso es, enseñarle a la máquina a ver. Pero no es mi intención entrar a explicar en qué consiste, sino en relatar una anécdota relacionado con este tema.

Resulta  que en el año 1973, un profesor universitario y un estudiante de postgrado estaban buscando alguna imagen para escanearla, que le sirviera a un colega que debía ofrecer una conferencia sobre la “compresión de imágenes”. Esto consiste en almacenar una imagen en un computador, de forma que ocupe un mínimo de memoria computacional, eliminando toda información redundante.

Pues bien, se encontraba en esa labor, y requería de una imagen para usar como ejemplo. Y dijo algo como “necesito una imagen, pero no quiero usar las mismas imágenes aburridas de siempre.” Y ahí hizo su aparición el infaltable amigo, con un ejemplar de la revista Playboy, abierto en las páginas centrales: “Aquí tienes una imagen menos aburrida”. El lector se puede imaginar cómo era la imagen, al estilo Playboy.

Nuestro ayudante dijo “si, la voy a usar”. Obviamente sólo utilizó una parte de ella, la cara de la hermosa muchacha, hasta los hombros, con un sombrero con plumas. El ejemplar de la revista correspondía a noviembre de 1972, casualmente un record de ventas.

Algunos usos de la imagen.

Esa imagen, fue utilizada posteriormente por otros investigadores para mostrar los diferentes procedimientos desarrollados por ellos para procesar imágenes, una y otra ves, hasta nuestros días, cuarenta años después del incidente relatado.

Entre los especialistas, esta imagen se denomina “Lena”, pues la muchacha, de nacionalidad sueca, se llamaba Lena Sjooblom. Pero resultó que hace muchos años atrás, una revista científica puso esta imagen en la portada. Y los ejecutivos de la revista Playboy la reconocieron. Acostumbrados a entablar demandas por uso no autorizado de sus imágenes, amenazaron a esta revista científica de llevarla a los tribunales.

Pero después, y considerando las explicaciones recibidas, recapitularon, y dieron su autorización para que su imagen, ahora llamada Lena, pudiera se usada para fines de investigación científica.

Lena en la portada de un libro.

Hoy casi no hay revista científica especializada en el tema de procesamiento de imágenes, en que no aparezca en por lo menos un artículo, la imagen Lena. También aparece en libros, incluso la he visto en la portada de uno. Yo mismo la he usado varias veces.

Hay otras imágenes que los investigadores usan reiteradamente, como por ejemplo, la de un mandril, que se muestra al lado. Pero ninguna es tan popular como Lena. Algunos explican su popularidad diciendo que la imagen exhibe muchas texturas diferentes, hay partes suaves, como la piel de Lena, y partes muy contrastes, como las plumas, de ahí que sea elegida por tantos investigadores.

Imagen del mandril.

Otros dicen que el mundo de los investigadores en procesamiento de imágenes es fundamentalmente de varones, y resulta muy árido, por lo que una cara bonita es siempre bienvenida. Me inclino por la segunda explicación. Es evidentemente más atractiva a la vista que un mandril.

¿Y qué es de la Lena real? La señora Sjooblom vive en Suecia, trabaja, es felizmente casada, tiene tres hijos mayores. Debe andar por los 60 años de edad.

En el año 1997, se realizó un encuentro científico entre los especialistas en procesamiento de imágenes, en Boston, Estados Unidos. Ella fue la invitada de honor, y se le agradeció por haber prestado, involuntariamente y sin saberlo, su hermoso rostro para el desarrollo de la ciencia.

Y Playboy sacó un reportaje, mostrando cómo una de sus imágenes ha contribuido tanto al desarrollo de la ciencia.  A los investigadores en imágenes no nos queda más que decir, gracias Lena, gracias Playboy. LM

Lena Sjooblom invitada a la conferencia de especialistas en imágenes en Boston, 1997.



VN:F [1.9.8_1114]
Rating: 9.6/10 (5 votes cast)
VN:F [1.9.8_1114]
Rating: +5 (from 5 votes)
Playboy aporta a la ciencia, 9.6 out of 10 based on 5 ratings



2 Comentarios , Deja un comentario

  1. 1

    Definitivamente me encantó este artículo y el estilo del señor Ewan para contarnos tan simpática anécdota. ¡Gracias por el momento entretenido!

  2. Ivan

    2

    Genial!!, bonita historia

Comenta “ Playboy aporta a la ciencia ”


Archivos

Por Fecha

Por Tema